domingo, 25 de octubre de 2009

EL ACEITE DE OLIVA REDUCE LA HIPERTENSIÓN

Un nuevo estudio demuestra que el aceite de oliva virgen modifica la estructura y la composición lipídica de la membrana de los glóbulos rojos.

V.J - 26/10/2009
Una vez más, los resultados son positivos y prueban a los consumidores que el aceite de oliva es bueno para la salud. De hecho, según un estudio realizado por científicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, el aceite de oliva es capaz de reducir la presión arterial en pacientes hipertensos, ya que esta grasa modifica la estructura y la composición lipídica de la membrana de los glóbulos rojos que es alterada en estos pacientes.
El estudio fue realizado en 36 pacientes, reclutados por el proyecto Predimed, que pretende demostrar el papel importante de la dieta mediterránea en la prevención de la enfermedad cardiovacular. Estos fueron divididos en tres grupos. Dos de ellos consumieron una dieta con aceite de oliva virgen o con frutos secos, y el último consumió una dieta baja en grasas.
Además de los beneficios del aceite de oliva sobre la membrana, se apreció también un descenso de colesterol, así como un incremento en algunos fosfolípidos. Este reestructuración fue observada mediante difracción de rayos X.
Otro grupo de investigadores italianos ya habían realizado un estudio similar. Habían observado que la presión sanguínea era menor con aceite de oliva y que, por consiguiente, los individuos hipertensos podían dejar de tomar hasta el 48 % de sus medicamentos.
Según Miguel Ángel Martínez-González, director del departamento de Medicina Preventiva de la Universidad de Navarra, el aceite de oliva también podría proteger de la depresión. “El aceite de mejora el funcionamiento de la serotonina, un neurotransmisor implicado en la depresión”, argumenta el experto.
A veces bautizado el “oro líquido”, el aceite de oliva es la grasa con la que mejor se fríen los alimentos y que forma una capa alrededor de los alimentos que les permite no absorbar más aceite. Algunos estudios realizados por la Facultad de Medicina de la Universidad de Zaragoza demuestran que, al sustituir el aceite de girasol por el de oliva durante diez semanas, el colesterol sanguíneo se ve reducido hasta un 13 %.
Por fin, no es todo. Algunas hipotesis actuales afirman que el aceite de oliva podría hacer abandonar el hábito de fumar, reducir el acné, frenar las hemorragias, o bien curar la insolación.
En resumen, el aceite de oliva llega a ser imprescindible en nuestra alimentación y presenta beneficios que no se encuentran en ningún otro alimento. Sus propiedades curativas ya han sido en parte probadas y no han acabado de sorprendernos.
-
-
-
El vídeo abajo trata de otro estudio similar, realizado en Córdoba.
-
video

No hay comentarios:

Publicar un comentario